Monday, November 24, 2008

Piérdete, Kierkegaard

Vuelvo a la poesía, de nuevo, porque más de uno (y más de seis) me ha transmitido su sorpresa por el último post que colgué en el blog (EL LUGAR DEL CRIMEN). Se ha dado cuenta, me dice, de que la poesía no es sólo esa cosa tan pesada que nos obligaron a memorizar en el colegio, con rimas sobre el burro de un autor clásico.

Parece que algunos han descubierto que la poesía puede ser tan actual y tan relacionada con la vida de cada día como el telediario, como andar por la calle una mañana de invierno.

El sorprendido soy yo, la verdad; seguro que mucho más que aquéllos que me trasladan que el escrito de Benedetti les dejó pensativos y les hizo rememorar muchas vivencias propias.

Hoy acudo a un chileno, Oscar Hahn, del que me acordé bastante estos días, debido a la acumulación de trabajo emocional que ha supuesto recibir muchas noticias desagradables que afectaban a seres queridos. Y también debido a que en casa hemos pasado una semanita algo tensa por cuestiones de salud de uno de los niños. Por mucho que todo haya ido de perlas (como esperábamos) el viaje ha sido duro, sobre todo para la madre de la criatura, que vive el dolor como propio (también el padre, pero alguien tiene que poner cara de "aquí no pasa nada...").

Para ella, para la mujer de mi gran vida y madre de mis viditas (de dos y tres años) y también para el amigo que sufre ahora una atroz angustia hospitalaria a la espera de noticias de su hijo, lanzo al aire las palabras de Hahn:


EL DOLIENTE

Pasarán estos días como pasan
todos los días malos de la vida

Amainarán los vientos que te arrasan
Se estancará la sangre de tu herida

El alma errante volverá a su nido
Lo que ayer se perdió será encontrado

El sol será sin mancha concebido
y saldrá nuevamente en tu costado

Y dirás frente al mar: ¿Cómo he podido anegado sin brújula y perdido
llegar a puerto con las velas rotas?
Y una voz te dirá: ¿Que no lo sabes?
El mismo viento que rompió tus naves
es el que hace volar a las gaviotas

4 comments:

Tatiana said...

Una vez más, he llorado con esta poesía.
Gracias a ti, por estar siempre a mi lado, por ser el mejor padre, el mejor amante y el mejor amigo.
Te quiero

Totón said...

Pues si... después de llover amaina y después de la noche, siempre sale el sol... ay tortolitos !!! ese "mejor amante" que ha puesto la Tati, suena lascivo. No... si ya se yo, donde termina el rollito este de la poesía... hala chicos... besuuus.
Por cierto, el poema mola un puñao.

Angel Vallejo said...

Ya sabes Totón: haces el truco del "sensible" a ver si pillas...

(y a veces funciona....)

Tati, no leas.

Donaire said...

Hola a todos,

Me incorporo hará unos minutos pero me ha parecido muy tierno.

Tenia que enviaros un saludo.

Por cierto soy Aurora aunque aparezco como Donaire, y no soy capaz de cambiar el pseudónimo... mea culpa.

MUCHOS MUAKAS!